Mujeres i
El mundo al desnudo de las mujeres infieles.

Papel blanco / 150 páginas / ISBN: 978-1543075885 / Tamaño: 6 x 9 pulgadas.
Publicador: CreateSpace. / Primera Edición Febrero 11, 2017.

Mujeres i, las hay desapercibidas entre el mundo gubernamental, empresarial y de jubilación. También están las ancianas, las de corbata blanca, las perfeccionistas, las exigentes, las delicadas, las impecables, las cien por ciento fieles cuando está el marido, pero cuando desaparece, son unas mosquitas muertas vestidas con el ropaje de seda roja y listas para activar el punto i del hombre.


La inteligencia, la insatisfacción, la indecisión, la ignorancia, la indignación, la infelicidad, el deseo de experimentar cosas nuevas especialmente a través de los medios informáticos, así como la falta de hombres carentes de afecto y estímulos tácticos, todo esto lo comprenderemos a través de testimonios y cuentos reales, que aunque divertidos, tienen una profunda enseñanza que tal vez se identifique con nuestro diario vivir. Mujeres i es todo eso. Es “el mundo al desnudo de las mujeres infieles” relatado a través de testimonios y cuentos de personas que decidieron hacer pública su historia, pero que se mantuviera en reserva sus nombres. Su lenguaje es lo más natural del mundo y aunque expresan términos un poco fuertes, quitarlos es como tapar la verdad o echarle florecitas al perfume de las mosquitas muertas. Algunos me exigieron que publicara su cuento tal como me lo narraron, al desnudo y sin tapujos.

Leamos uno de los cuentos:

La viejita osada

Les quiero contar que antes de que yo tuviera amantes, salvo por una noche de aventuras que tuve antes de casarme, mi matrimonio fue completamente plano y nunca hubo una luna de miel. Desde entonces no existen días ni noches de pasión desenfrenada con mi esposo. No hay conversaciones de sexo que inspiren mis hormonas y me hagan explotar. Cuando hacemos el sexo en la cama, me asombra su egoísmo, porque él termina primero que yo y me quedo mirando el techo esperando contemplar el recuerdo del último orgasmo. Le pedí que fuéramos a una terapia de pareja, pero de nada sirvió, nada funcionó. Todo sigue igual así que me doy por vencida. Divorciarme sería una opción, mas cuando mido mis pensamientos con la balanza, la casa, los muebles, los coches, su sueldo que, es más alto que el mío, las comodidades que voy a perder, pienso que es mejor quedarme así.
Un día salí con algunos de mis compañeros de trabajo a un bar donde hacen "Happy Hour" durante la semana y me encontré allí con mi jefe.
Yo había dejado mi auto en el estacionamiento de la oficina y cuando todos comenzaron a irse yo decidí quedarme con él. Estuvimos como una hora más y luego me llevó a buscar mi auto. Le pregunté si él tenía llaves de la oficina para poder ir al baño y ahí nos quedamos un rato charlando, luego la conversación se fue poniendo más caliente y me besó, comenzó a acariciarme. Fue muy tierno e hicimos el amor en la oficina y encima del escritorio. ¡Wuaooo! ¡Eso fue lo nunca visto! Era la fantasía sexual que siempre había soñado.

Terminamos y quedamos que el sábado siguiente habría otro encuentro. Este iba a ser más peligroso, pues mi esposo estaría en casa y no tenía idea de cómo escaparme. Solo contaba con pocas horas para maquinar mi plan, pero de que lo haría, lo haría, pues no podía perderme esta oportunidad espectacular. ¿Qué sucedió después? Los dejo a su imaginación.
Ahora a esta edad sigo con él, pero no sé cuánto tiempo más van a durar nuestras inocentes travesuras, pero bueno, si esto llegase a terminar, la verdad es que busco a otro, duélale a quien le duela. ¡Qué va! ¡Pa’l carajo! Esto no lo dejo ni a garrote.
Atrevida la señora ¡ah! ¿Usted qué opina?

 

 

 

Para comprar en Amazon
 Mujeres i


Compra directamente a Carlos.
NO TE PREOCUPES SI NO USAS PAYPAL. También puedes hacerlo con tarjeta de crédito o débito a través de la plataforma Paypal - pagos seguros.

Seleccione su libro preferido
 No te vayas sin dejarme un comentario...
Trata de meterle un poco de sazón y sabor. 

 
Volver